En este mundo de locura liberal.. todo lo que sea degradación.. decadencia..degeneración o envilecimiento en el hombre esta permitido y es fomentado...pero el verdadero pensamiento independiente que se salga de lo que dicta el sistema.. es severamente penado por todas las cortes del mundo...el "delito de opinión" es el peor crimen que se puede cometer en este mundo de pensamiento totalitario...Oder

lunes, 19 de octubre de 2015

La democracia parlamentaria es un veneno..

El gobierno del Reich, temiendo que se suscitara en el país el tipo de terror rojo que imperaba por entonces en Rusia, y para detener la anarquía, aprobó el reclutamiento de bandas fuertemente armadas, formadas por una mezcla de veteranos de guerra y hombres más jóvenes, grupos que serían conocidos como los "cuerpos libres" o freikorps. Esos grupos se encargaron de aplastar las rebeliones, tanto en Berlín como en Múnich.

Cada cultura tiene un alma única, así mismo cada nación o pueblo dentro de esa cultura tiene su propia interpretación particular del espíritu general. Desarrollar ese modo de vida, despertar las potencialidades de su determinado grupo cultural, sería la misión histórica de cada pueblo. Según este mismo razonamiento, todo esfuerzo que se hiciera para organizar una sociedad en oposición al espíritu nacional obtendría naturalmente resultados negativos.

En Prusianismo y Socialismo se afirmaba que el marxismo había tergiversado el verdadero sentido del socialismo convirtiéndolo en una teoría económica, en una doctrina del dinero y del estómago. El verdadero socialismo consistía en que cada ciudadano antepusiera su deber para con el Estado a sus intereses individuales, que los gobernantes guiaran a este pueblo obediente con mano firme y le indicasen el mejor camino, siempre pensando en la prosperidad y el fortalecimiento del Estado. 

En este último sentido, el único pueblo capaz de engendrar verdaderos socialistas era el pueblo alemán, que había entendido e internalizado el estilo de vida prusiano. Cualquier intento por establecer un tipo de gobierno distinto a este socialismo prusiano, como lo era la democracia parlamentaria que estaba iniciándose en Weimar, sería una especie de traición. Significaría imponer a los alemanes un sistema de gobierno que era exitoso en Inglaterra, porque expresaba el crudo individualismo del espíritu inglés, pero que por esa misma razón estaría fuera de lugar en Alemania. 

La democracia parlamentaria y constitucional sería un veneno para la nación, y sus patrocinadores representaban una invasión en el cuerpo político de la nación.

Para encontrar las bases de una sociedad alemana correctamente organizada se debería volver la vista al pasado, a los tiempos de Federico Guillermo, el padre de Federico el Grande y fundador de la tradición prusiana basada en la disciplina burocrática y militar.

En la misma tradición se ubicaría la gran máxima familiar de Federico el Grande:
"Yo soy el primer sirviente del Estado". 

Bismarck también siguió este principio de jerarquía y disciplina cuando fundamentó el Reich Alemán en la fuerza militar. Visto en la perspectiva de un "socialismo prusiano", la subsecuente política bismarckiana de legislación social no era una contradicción sino más bien un complemento lógico a la tradición conservadora. Los fundadores de las grandes industrias alemanas también hicieron una contribución esencial, aunque en una forma distinta.

El verdadero socialismo, el socialismo alemán, no significa nacionalización mediante la expropiación o el robo, afirmaba Spengler:


"En general, no es una cuestión de posesión nominal sino de técnica en la administración. Comprar empresas sin moderación y sin propósito en nombre de una consigna y ponerlas bajo la administración pública en lugar de la iniciativa y responsabilidad de sus propietarios, quienes perderán eventualmente cualquier capacidad de supervisión, todo eso significa la destrucción del socialismo. La vieja idea prusiana era poner bajo control legislativo la estructura formal de toda la fuerza productiva nacional, preservando al mismo tiempo cuidadosamente el derecho de propiedad y herencia, y dejando espacio para el tipo de empresa personal, talento, energía e intelecto desplegado por un hábil jugador de ajedrez, que juega dentro de las reglas y disfrutando ese tipo de libertad que el mismo dominio de las normas permite. Socialización significa la lenta transformación del trabajador en un funcionario económico y del empleador en un responsable supervisor oficial"