En este mundo de locura liberal.. todo lo que sea degradación.. decadencia..degeneración o envilecimiento en el hombre esta permitido y es fomentado...pero el verdadero pensamiento independiente que se salga de lo que dicta el sistema.. es severamente penado por todas las cortes del mundo...el "delito de opinión" es el peor crimen que se puede cometer en este mundo de pensamiento totalitario...Oder

domingo, 30 de abril de 2017

Así hablaba F. Nietzsche


Nietzsche no necesita mayor presentación: es uno de los filósofos más importantes de la modernidad, un pensador poderoso y excelente prosista, que no sólo capturó con lucidez la naturaleza humana y penetró con agudeza las almas e instituciones de su época, sino que también se adelantó en muchos sentidos al espíritu del siglo XX, un siglo que entró en puntillas poco después de su muerte.


De Tratados filosóficos

El amor y la crueldad no son dos cosas opuestas: siempre se encuentran juntos en los caracteres más firmes y mejores.

Debemos desechar todo escrúpulo de conciencia en lo que se refiere a la verdad y el error, mientras se trate de la vida, para que luego podamos emplear la vida en servicio de la verdad y de la conciencia intelectual.

Esto es para desesperar: la historia nos enseña que ninguno de los grandes hombres ha triunfado sin un gran orgullo y una buena dosis de injusticia.



De Filosofía general

El placer de hacer daño, porque trae consigo un acrecentamiento del sentimiento de poder, sobre todo cuando precede una disminución de éste, es decir, en la venganza.

Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría.

Así, como somos, nos hacemos recalcitrantes ante un "tú debes". Nuestra moral debe decir "yo quiero".

La estimación de la autoridad aumenta en relación de la disminución de fuerzas creadoras.

Un hombre que se creyera absolutamente bueno sería espiritualmente un idiota.

Llamamos buena o mala a una cosa en relación con nosotros, no con la cosa misma.

El hombre es ante todo un animal que juzga.

La voluntad de dominio.

Para que el hombre pueda tenerse respeto a sí mismo es necesario que sea capaz también de ser malo.



De "Aurora"
Es necesario que el maestro ponga a sus discípulos en guardia contra él.

La virtud principal del trabajo es impedir los ocios de las naturalezas más vulgares.



De Humano, demasiado humano

Un alma delicada se siente molesta al saber que hay que darle las gracias; un alma grosera, al saber que tiene que darlas.

Es indefectible: cada maestro no tiene más que un alumno, y este alumno le llega a ser infiel, pues está predestinado a ser maestro también.

Las mujeres llegan a ser, por medio del amor, lo que son en la mente del hombre que las ama.

Se olvida la arrogancia cuando se está entre hombres de mérito; estar solo hace orgulloso. Los jóvenes son muy arrogantes, pues frecuentan sus semejantes, todos los cuales, no siendo nada, quieren pasar por mucho.

No sólo se ataca para hacer daño a alguien, para vencerle, sino a veces por el mero deseo de adquirir conciencia de la propia fuerza.

Pocas gentes habrá que, cuando se sientan perplejas en la elección de tema de conversación, no revelen los secretos más importantes de un amigo.

El cristianismo nació para dar al corazón alivio; pero luego necesita primeramente abrumar el corazón para poder en seguida consolarle.

Un escritor debería ser considerado como un malhechor que no merece, sino en casos rarísimos, el perdón o la gracia. Esto sería un remedio contra la invasión de libros.

La distinción que encontramos en el infortunio (como si fuera un signo de vulgaridad, de falta de ambición, sentirse feliz) es tan grande, que si decimos a una persona "¡Pero, qué feliz es usted!", por lo general protesta.

La ventaja de la mala memoria es que se disfruta varias veces de las mismas cosas por primera vez.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.


La Debilidad de Nietzsche


Resultado de imagen de Lou Andreas Salomé

Nada produce tanta frustración como el fracaso amoroso y sin embargo, nos guste o no, así evolucionamos, no lo podemos erradicar de nuestros anhelos más profundos e inconsciente humano..

Resultado de imagen de Lou Andreas Salomé

Nietzsche se enamoró profundamente de Lou Andreas Salomé, una de las mujeres más bellas, cultas e inteligentes que han pisado la faz de la Tierra. Cuando sólo contaba con 20 años, Nietzsche afirmó que era el único ser que podía comprender su filosofía.

La historia acabó mal porque Lou, lo rechazó. Ella era amante del deslumbrante poeta Paul Eluard. Y qué duro para Nietzsche, pero así es la vida.


Resultado de imagen de Lou Andreas Salomé

Se dedicó a buscar ser un súper hombre. Desarrolló la fuerza para no necesitar a otro ser humano, ni nada que lo atara. A pesar de la brillantez de su mente, comenzó a deslizarse a la locura. En esa transición, escribió un pequeño libro llamado Ecce Homo, en donde se puede apreciar como Nietzsche se confunde a sí mismo con Jesucristo. Un año después dormía en un hospital psiquiátrico en donde pasó sus últimos 10 años.



viernes, 7 de abril de 2017

El triunfo de lo inmundo

Fuente: culturatransversal.wordpress.com


El mundo, según Heidegger, está definido por cuatro divisiones: la tierra, el cielo, los mortales y la divinidad. Se trata de una transposición de las cuatro causas de Aristóteles: la causa material, la causa formal, la causa motriz y la causa final.

Todo lo que se opone a la teoría de género es censurado por oponerse a los derechos humanos, y todo el que se opone a los derechos humanos debe ser tratado como un criminal. Es la marca de todos los totalitarismos: criminalizar a sus adversarios.

En términos de amor humano, la causa material es el sexo; la causa formal es el matrimonio; la causa motriz es el sentimiento amoroso; y la causa final es la reproducción. Todas estas funciones biológicas y psicológicas sólo tienen un sentido “final”, la reproducción de la especie. Éste es el mundo que hemos heredado desde que existe la humanidad. Éste es el mundo creado por Dios, según la tradición cristiana, que recoge en este punto las tradiciones espirituales. Un esquema resume esto en el espíritu de Aristóteles y Heidegger: tal es la esencia del amor.

Heidegger señala que el mundo moderno ha reemplazado el mundo humano por el Gestell, donde el hombre se arrincona por el utilitarismo y el materialismo. En este antimundo, el Gestell, Dios es reemplazado por la idolatría del ego, las personas por las masas, la tierra (la base) por la tecnología y el cielo (lo ideal, la norma) por el dinero.

En la teoría de género, la causa final es el capricho del ego que debe elegir su género de forma arbitraria según sus deseos. Al servicio de este capricho interviene la técnica, operación quirúrgica, vestimenta, etc. y el derecho, matrimonio para todos. El igualitarismo es llamado como refuerzo para modificar el derecho positivo frente al derecho natural. En fin, el amor entre el hombre y la mujer obedece ahora a las leyes de la masa: es en el amor para todos, heterosexual u homosexual, partícipe de la orgía, que lógicamente debería extenderse hasta la zoofilia y la pedofilia. Como escribió Dostoievski: “Si Dios no existe, todo está permitido”. El amor es despersonalizado y se convierte en un fenómeno de masas ¿amor por todos?, como una suerte de “derecho”.



La ideología de género considera que las diferencias de hombres-mujeres no son más que opresiones normativas, estereotipos culturales que es necesario deconstruir para realizar la perfecta igualdad entre hombre y mujer.


En nombre de la libertad y la igualdad, las batallas ideológicas del “género”, obedeciendo a exigencias subjetivistas, vienen a organizar la sociedad sin tener ningún respeto por la diferencia sexual. 

Estamos en presencia de una utopía de la liberación de los deseos más caprichosos y arbitrarios que serían portadores de la felicidad universal.

Peor aún, esta ideología pretende cambiar el derecho de las diferentes naciones en nombre de un presunto consenso que ignora todo debate público. Como Hillary Clinton declaró, se trata de un derecho humano y no es posible debatir sobre los derechos absolutos. La libre elección de la “orientación sexual” debe ser respetada. La técnica y el derecho deben aliarse para permitir a cada uno elegir su sexo.

lunes, 3 de abril de 2017

Nietzsche no es culpable de esa idea.


La malignidad, el odio, el orgullo, el engreimiento, el egoísmo, la crueldad, son todos considerados como la única condición de que alcancen los más extremos límites posibles y no se detengan ante ningún obstáculo, es la liberación completa de toda restricción moral. 

La supuesta amoralidad está asociada con el nombre de Nietzsche. Pero Nietzsche no es culpable de esa idea. Por el contrario, quizá nadie ha puesto nunca en la filosofía tanto anhelo de verdadera moralidad y verdadero amor como Nietzsche. El sólo estaba destruyendo la vieja moral petrificada que desde hacia mucho tiempo había llegado a ser anti-moral. Él se rebeló contra la moralidad ya hecha, contra las formas invariables que en teoría son obligatorias siempre y para todos, y que en la práctica son violadas siempre y por todos.

En Nietzsche el sentimiento moral es con frecuencia un sentimiento severo y despiadado.

Obviamente las palabras de Nietzsche están condenadas a ser mal comprendidas y mal interpretadas. La crueldad de Nietzsche es considerada como su principal característica, como el principio subyacente a su tratamiento de los hombres. La gran mayoría de los críticos de Nietzsche no quieren ver que esa crueldad está orientada contra algo interior, contra algo que está dentro de él mismo, contra todo lo que es "humano, demasiado humano", pequeño, vulgar, e inerte. La no comprensión de Nietzsche es uno de los curiosos ejemplos de una incomprensión que es casi intencional.
La necesidad de luchar contra el hombre para llegar al superhombre es lo que el pensamiento moderno se rehúsa completamente a admitir. Esta idea difiere completamente de la exaltación del hombre y su debilidad tan característica de nuestros tiempos.


Zaratustra de Nietzsche dice estas interesantes palabras: 

Yo soy de hoy y de ayer. Pero en mí hay algo que es de mañana y de pasado mañana, del porvenir

Pero Zaratustra habla no del conflicto sino de la totalidad que incluye al hoy y al ayer, el mañana y el futuro, una totalidad que llega cuando las contradicciones, la multiplicidad y la dualidad han sido vencidas.

La ausencia de la idea del superhombre en la mayoría de las modernas filosofías de la vida es en un grado considerable la causa del terrible caos del pensamiento en el cual vive la Humanidad moderna. Si los hombres trataran de conectar la idea del superhombre con los demás puntos de vista más o menos aceptados, ellos verían que ello muestra todo bajo una nueva luz, presentando desde nuevos ángulos las cosas que ellos creían que conocían muy bien, y les recordaría el hecho de que el hombre es sólo un visitante temporal, sólo un pasajero, sobre la Tierra.

Esta idea es expresada por Nietzsche: 

Quiero enseñar a los hombres el sentido de su existencia: quién es el superhombre, el relámpago de la sombría nube que es el hombre. 
Así Hablaba Zaratustra, I, Prólogo, 7. 

Nietzsche comprendía que el superhombre no puede ser considerado como el producto de un desarrollo histórico que deba realizarse en un futuro distante, que no puede ser considerado como una nueva especie zoológica. El relámpago no puede ser considerado como el resultado de la evolución de la nube.