En este mundo de locura liberal.. todo lo que sea degradación.. decadencia..degeneración o envilecimiento en el hombre esta permitido y es fomentado...pero el verdadero pensamiento independiente que se salga de lo que dicta el sistema.. es severamente penado por todas las cortes del mundo...el "delito de opinión" es el peor crimen que se puede cometer en este mundo de pensamiento totalitario...Oder

jueves, 20 de julio de 2017

Alexis Carrel.

La imagen puede contener: una persona

Para el hombre moderno, puede decirse que no hay ya otra regla de conducta que el capricho. Cada uno se encierra en su egosímo, como el cangrejo en su caparazón, y trata, como él, de devorar a su vecino. Las relaciones sociales elementales se han modificado profundamente. La división reina en todas partes. 

El matrimonio ha dejado de ser un lazo permanente entre el hombre y la mujer. Estas son a la vez las condiciones materiales y psicológicas de la existencia moderna que han creado el clima propicio para la desintegración de la vida familiar. 

Los hijos son considerados hoy como un estorbo, cuando no lo son como una calamidad. Así termina el abandono de las reglas que en el pasado los hombres de occidente habían tenido el valor y la prudencia de imponer a su conducta individual y social.

Wilhelm Dilthey..Teoría de las concepciones del mundo.


Las ideas del mundo no son productos del pensamiento. No surgen de la mera voluntad del conocer. La comprensión de la realidad es un momento importante en su formación, pero sólo uno de ellos. Brotan de la conducta vital, de la experiencia de la vida, de la estructura de nuestra totalidad psíquica. 

La elevación de la vida a la conciencia en el conocimiento de la realidad, la estimación de la vida y la actividad volitiva es el lento y difícil trabajo que ha realizado la humanidad en la evolución de las concepciones de la vida.

La imagen puede contener: una persona

Este principio de la teoría de las ideas del mundo recibe su confirmación cuando tenemos a la vista el curso de la historia en su conjunto, y mediante este curso se confirma a la vez una importante consecuencia de nuestro principio, que nos retrotrae al punto de partida del presente estudio. El desarrollo de las visiones del mundo está determinado por la imagen del mundo, de la valoración de la vida, de la orientación de la voluntad, que resulta del mencionado carácter gradual de la evolución psíquica. Tanto la religión como la filosofía buscan firmeza, eficacia, dominio, validez universal. Pero la humanidad no ha avanzado un solo paso por este camino.

La lucha de las ideas del mundo entre sí no ha llegado a una decisión en ningún punto capital. La historia realiza una selección entre ellas, pero sus grandes tipos quedan en pie unos junto a otros, independientes, indemostrables e indestructibles. No pueden deber su origen a ninguna demostración, y ninguna demostración puede disolverlos. 

Los estadios particulares y las formas especiales de un tipo pueden refutarse, pero su raíz en la vida perdura y sigue actuando y crea siempre nuevas formas.

viernes, 7 de julio de 2017

Los Gnósticos y Sus Restos


Aunque suene extraño decirlo, el Gnosticismo está en deuda con sus enemigos por la supervivencia de algunas de sus enseñanzas.


El gnosticismo es definido como un emanacionismo, o una filosofía de las emanaciones. Dos cualidades no pueden reunirse en la misma sustancia. Los Universales no pueden llegar a ser Individuales y éstos no pueden llegar a ser Universales.

El espíritu, que es la sustancia común de los Universales, existe de igual modo según estados. El espíritu en sí, es decir, en su propia naturaleza, es incognoscible, pero del espíritu proceden cosas espirituales según un orden descendente. El intelecto es un intangible perteneciente al orden del espíritu, pero en un grado tiene una dimensión y una proporción formales, y está sujeto a definición. La energía, o fuerza, como era conocida en tiempos antiguos, es igualmente una extensión del espíritu, pero esa extensión está sujeta a mayores limitaciones que el intelecto porque es definible. Todas las definiciones definen naturalezas según sus limitaciones. Axiomaticamente, la definición es una limitación.




Al resumir la doctrina del Gnosticismo no es posible considerar las numerosas divisiones que ocurrieron dentro de la secta, ni los elementos más intrincados de sus sistemas. 

De ser un culto simple, el Gnosticismo evolucionó hasta convertirse en una filosofía elaborada y compleja, uniendo dentro de su propia estructura el factor esencial de diversas grandes religiones. La idea central del Gnosticismo era el ascenso del alma a través de etapas sucesivas del ser. 

Esa doctrina probablemente se originó en la astrolatría de Babilonia con su doctrina de una serie de cielos, cada uno bajo el gobierno de un dios planetario. El alma debe subir por esos cielos y sus puertas por medio de contraseñas mágicas entregadas a los guardianes de las puertas. Ese punto de vista recuerda el ritual egipcio de los muertos.

domingo, 2 de julio de 2017

Nietzsche

«Vosotros, predicadores de la igualdad, la tiránica locura de vuestra impotencia es lo que en vosotros reclama a gritos la "igualdad". ¡Vuestras más secretas ansias tiránicas se disfrazan, pues, con palabras de virtud!» 
Nietzsche, Así Hablaba Zaratustra, II, De las Tarántulas.

viernes, 23 de junio de 2017

Infiesta.



Siento un profundo respeto por aquellos hombres que no aceptan el mundo tal y como les viene dado. 

Por aquellos que desde su juventud ven su camino, lo comprenden y se identifica con él. 

Por aquellos que cogen su propio destino por el pescuezo y no lo sueltan, y lo hacen caminar por donde su deseo, su voluntad, les dicta. 

Siento un profundo respeto por aquellos que moldean día a día su propia vida, que fortalecen su carácter, que enriquecen su sensibilidad. 

Por los que no aceptan lo inevitable, por los que saben que su personalidad puede desencadenar más fuerzas que todos los dioses y hados que ya no existen. 

Porque en esa voluntad de poder, en esa ansia de ser uno mismo, encuentra el más genuino y claro eco de nuestro espíritu europeo.

J. M. Infiesta.

martes, 13 de junio de 2017

La Religión de Marx a sus creyentes


Los mejores apologistas difícilmente pueden pensar en una virtud que le puedan asignar al comunismo. 

Fue Marx, no Lenin, quien inventó la técnica de fingir ser un demócrata a fin de destruír la democracia, la despiadada purga de los miembros disidentes del partido y el empleo de la falsa difamación personal en esa tarea.


Fueron Marx y Engels quienes adoptaron la burla y el desprecio como la clave principal para atacar a los opositores, introduciendo una literatura de vituperio que tiene pocos paralelos en la Historia. Incluso el golpe maestro político de entregar tierras a los campesinos a fin de arrebatárselas cuando el poder fuera asegurado.


Engels corrió el riesgo de realmente exponer esta ingenua filosofía.

Balbuceaba Engels: 

El socialismo abolirá tanto la arquitectura como el empujar carretillas como profesiones y el hombre que ha dedicado media hora a la arquitectura también empujará la carretilla un poco hasta que su trabajo como arquitecto sea otra vez demandado, un tipo de socialismo que perpetuaría el negocio de empujar carretillas.

Parecería que sólo una deidad benigna podría garantizar un futuro tal a la Humanidad, y sólo enseñando una moralidad superior podría ella conducirnos a él. Pero Marx odiaba a la deidad, y consideraba las altas aspiraciones morales como un obstáculo. El poder en el cual él basaba su fe en el paraíso próximo era la evolución brutal, feroz y sangrienta de un mundo material. 

Y él se convenció a sí mismo de que, a fin de introducirnos en tal mundo, debemos poner a un lado los principios morales y ocuparnos de la guerra fratricida. Aunque sepultada bajo una montaña de racionalizaciones económicas que simulaban ser ciencia, aquella fe mística y anti-moral es la única contribución totalmente original de Karl Marx a la herencia de ideas del hombre.

Es común entre aquellos que condenan el rebajamiento de los estándares morales realizado por los marxistas culpar al materialismo, pero ése es un craso error. 

El materialismo de Marx no era genuino: era el disfraz de una fe mística. El mundo que él llamaba material era mental, pero con un determinismo que es apenas distinguible de la determinación. 


Whittaker Chambers está profundamente equivocado cuando él dice en su libro "Testigo" que la controversia entre el comunismo soviético y el mundo libre es entre la religión y la irreligion, o entre la creencia en el hombre y la creencia en Dios. 

Los comunistas creen en el hombre no como un poder independiente sino como una parte constituyente del movimiento sobrehumanamente ordenado del universo. Aquel movimiento dialéctico es su dios, y es ese dios el que los exime de las leyes de la moralidad. La diferencia entre cristianismo y comunismo —la diferencia, quiero decir, que es vital en esta conexión— es entre una religión que enseña la salvación personal por medio de la compasión y la afectuosa bondad, y una religión que enseña la salvación social por medio de llevar la moral de la guerra a las relaciones de tiempos de paz entre los hombres.


Marx estaba tan seguro de que el mundo iba a ser redimido por su propia evolución dialéctica, que él no permitiría a sus discípulos invocar la guía de los ideales morales. Él realmente lo quiso decir cuando dijo que los trabajadores no tienen ningún ideal que realizar sino que sólo tienen que participar en la lucha contemporánea. 

Él expulsó a la gente de su Partido comunista por mencionar de manera programática cosas tales como amor, justicia, humanidad, e incluso la moralidad misma. Él llamaba a tales expresiones desvaríos sentimentales y torpe sentimentalismo, y purgó a los sorprendidos autores de ellas como si ellos hubieran cometido los delitos más innobles.


domingo, 30 de abril de 2017

Así hablaba F. Nietzsche


Nietzsche no necesita mayor presentación: es uno de los filósofos más importantes de la modernidad, un pensador poderoso y excelente prosista, que no sólo capturó con lucidez la naturaleza humana y penetró con agudeza las almas e instituciones de su época, sino que también se adelantó en muchos sentidos al espíritu del siglo XX, un siglo que entró en puntillas poco después de su muerte.


De Tratados filosóficos

El amor y la crueldad no son dos cosas opuestas: siempre se encuentran juntos en los caracteres más firmes y mejores.

Debemos desechar todo escrúpulo de conciencia en lo que se refiere a la verdad y el error, mientras se trate de la vida, para que luego podamos emplear la vida en servicio de la verdad y de la conciencia intelectual.

Esto es para desesperar: la historia nos enseña que ninguno de los grandes hombres ha triunfado sin un gran orgullo y una buena dosis de injusticia.



De Filosofía general

El placer de hacer daño, porque trae consigo un acrecentamiento del sentimiento de poder, sobre todo cuando precede una disminución de éste, es decir, en la venganza.

Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría.

Así, como somos, nos hacemos recalcitrantes ante un "tú debes". Nuestra moral debe decir "yo quiero".

La estimación de la autoridad aumenta en relación de la disminución de fuerzas creadoras.

Un hombre que se creyera absolutamente bueno sería espiritualmente un idiota.

Llamamos buena o mala a una cosa en relación con nosotros, no con la cosa misma.

El hombre es ante todo un animal que juzga.

La voluntad de dominio.

Para que el hombre pueda tenerse respeto a sí mismo es necesario que sea capaz también de ser malo.



De "Aurora"
Es necesario que el maestro ponga a sus discípulos en guardia contra él.

La virtud principal del trabajo es impedir los ocios de las naturalezas más vulgares.



De Humano, demasiado humano

Un alma delicada se siente molesta al saber que hay que darle las gracias; un alma grosera, al saber que tiene que darlas.

Es indefectible: cada maestro no tiene más que un alumno, y este alumno le llega a ser infiel, pues está predestinado a ser maestro también.

Las mujeres llegan a ser, por medio del amor, lo que son en la mente del hombre que las ama.

Se olvida la arrogancia cuando se está entre hombres de mérito; estar solo hace orgulloso. Los jóvenes son muy arrogantes, pues frecuentan sus semejantes, todos los cuales, no siendo nada, quieren pasar por mucho.

No sólo se ataca para hacer daño a alguien, para vencerle, sino a veces por el mero deseo de adquirir conciencia de la propia fuerza.

Pocas gentes habrá que, cuando se sientan perplejas en la elección de tema de conversación, no revelen los secretos más importantes de un amigo.

El cristianismo nació para dar al corazón alivio; pero luego necesita primeramente abrumar el corazón para poder en seguida consolarle.

Un escritor debería ser considerado como un malhechor que no merece, sino en casos rarísimos, el perdón o la gracia. Esto sería un remedio contra la invasión de libros.

La distinción que encontramos en el infortunio (como si fuera un signo de vulgaridad, de falta de ambición, sentirse feliz) es tan grande, que si decimos a una persona "¡Pero, qué feliz es usted!", por lo general protesta.

La ventaja de la mala memoria es que se disfruta varias veces de las mismas cosas por primera vez.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.